SER VISIONARIO O SER PROACTIVO

Etudes

SER VISIONARIO O SER PROACTIVO, AHÍ ESTÁ EL DILEMA
Por:
Materia:
Profesor(a):
Donde hay una empresa de éxito,
alguien tomó alguna vez una decisión valiente”
Peter Drucker (2017)
Una empresa es una unidad productiva agrupada y dedicada a desarrollar una actividad económica con ánimo de lucro. En nuestra sociedad, es muy común la creación continua de empresas. En general, una empresa también se puede definir como una unidad formada por un grupo de personas, bienes materiales y financieros, con el objetivo de producir algo o prestar un servicio que cubra una necesidad y por el que se obtengan beneficios. Nótese que, dentro de las necesidades básicas de la creación de empresa, es necesaria la conformación de elementos administrativos para un desenvolvimiento óptimo de la sociedad formada. Así pues, la visión o la proactividad, se convertirían en unas de las razones o factores para determinar el éxito de una entidad comercial o de prestación de servicios.
El mundo moderno exige competitividad entre las empresas, por ende tener una buena metodología de arranque para una pequeña o media empresa es la clave del éxito de cualquier entidad. Escogerla no es una tarea fácil, muchas costumbres contemporáneas radican en leer, escuchar y seguir los pasos de “negociantes ejemplares”, cuya filosofía empresarial, radica en frases de entusiasmo y visualizaciones a futuro con números que no posees en el momento y que quieres construir con estrategias no tangibles a una mina de oro sin quiebra. Aunque lo anterior impulsa a un espíritu ambicioso, esperanzador y sobre todo emprendedor, no cumple con las funciones o acciones que deben tomarse según tus recursos disponibles.

En concordancia con lo anterior, es importante conocer testimonios de éxito empresarial para poder soñar y tener una base solida de nuestra empresa o negocio. Sin embargo, hay que ser realistas. Y al hablar de ello, nos referimos a que la visión o la proactividad son las capaces de impulsar satisfactoriamente el rumbo de una organización, pero en materia de efectividad, la proactividad es mejor.
Así mismo, se puede afirmar que la visión muestra que el estado futuro que se quiere lograr en la empresa, tiene que dejar un espacio para modificarlo, con la idea de estar en constante cambio, mientras que la proactividad es un rasgo característico de los empresarios exitosos, así como la necesidad de logro, innovación e independencia. Por consiguiente, esto es como tener zapatos o botas grandes dentro de un mercado netamente competitivo. Una de las estrategias que informa este acto administrativo es la estipulación de los recursos actuales a aspectos o elementos importantes con el fin de desarrollar una política basada en la duplicación de la materia prima de la entidad y obtener la mayor base de datos de clientes para generar proveedores y mantener un patrimonio que sea mayor al de las competencias más cercanas. En pocas palabras, generar estrategias promotoras.
Las personas con proactividad establecen estrategias antes de verse forzados a reaccionar ante las amenazas del entorno, mientras que el encargado de redactar la visión es el gerente o dueño de la empresa, ya que se considera que es la persona que decide lo que quiere crear y cómo a largo plazo. Esto nos demuestra, que la proactividad en materia de análisis de los problemas internos y externos de la organización es la ideal para la solución de los mismos, porque demuestra unidad de cooperación, decisiones que permean en las funciones de todos los partícipes que configuran el rumbo de la empresa y sus metas a largo y corto plazo.
Entonces se crea el interrogante que si la solución no radica en la ejemplaridad de los grandes exitosos y empresarios ni la visión. ¿Cuál sería entonces la medida a seguir? El parámetro sin lugar a duda es la proactividad, debido a que en periodo de gran auge de compra y venta manifestado en México y que sirvió como modelo macroeconómico de diversas sociedades. Se configuró con el pensamiento del bajo costo. Claro que es necesario invertir pero sabiéndolo hacer, es por eso que el bajo costo se traduce en el buen empleo del patrimonio actual para convertirlo en una capital solida llena de proveedores y clientes que hagan ver de ese anterior patrimonio un recuerdo. Por ende, La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas suceden, decidir en cada momento lo que quiere hacerse y cómo se va a realizar. Por otra parte, la visión es una tarea básica en la dirección de una organización.

Así pues, la visión se define como esa imagen mental que supone un orden y unas metas a largo plazo, trazando acciones que respondan al ahora y traten de responder a los deseos futuros que el visionario se plantee, con el fin de generar acciones que cumplan más con la misión para fortalecer su visión. Por otra parte, la proactividad configura un conjunto de estrategias que permean no solo para fortalecer o desarrollar el futuro de la organización, sino que las decisiones a tomar son arriesgadas con el fin de promover condiciones cambiantes inmediatas y no ser trazadas de manera paulatina a medida que se hacen las acciones naturales de la empresa.
En pocas palabras, la proactividad a diferencia de la visión, genera más función eficiente, dinámica y promotora en las metas que una empresa desee cumplir ahora y después.
Referencias Bibliográficas
Revista Ra Ximhai. Universidad Autónoma Indígena de México (2010). La proactividad empresarial como elemento de competitividad. En: http://uaim.edu.mx/webraximhai/Ej-17articulosPDF/11%20La%20Proactividad%20empresarial%20como%20elemento%20de%20Competitividad%20_Alejandra%20Lopez.pdf. Recuperado el 18 de mayo de 2018.